miRNA
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

miRNAs circulantes como biomarcadores de enfermedades cardiovasculares

Los conocidos como ARNs extracelulares o circulantes son moléculas de ARN que han sido secretadas al exterior de las células en las que se han transcrito y que circulan en fluidos biológicos. Aunque fueron descritos por primera vez en la primera mitad del siglo XX1, no fue hasta la identificación de los microARNs (miRNAs) en la circulación sanguínea cuando se disparó el interés de la comunidad científica por los ARNs circulantes2.

 

Los miRNAs son ARNs no codificantes de entre 17 y 27 nucleótidos que se unen al ARN mensajero inhibiendo su traducción o promoviendo su degradación, bloqueando de esa manera la síntesis de proteínas. Por ello, están implicados en procesos biológicos fundamentales y alteraciones en su expresión han sido vinculados a diferentes patologías3-5. Estas moléculas tienen una secuencia muy conservada entre especies y su perfil de expresión puede presentar una alta especificidad de tejido6. Los miRNAs extracelulares son estables en múltiples fluidos corporales (plasma, suero, saliva, orina, lágrimas, líquido amniótico, calostro, leche materna, líquido seminal, fluido bronquial, líquido cefalorraquídeo, líquido peritoneal y líquido pleural) donde están empaquetados en vesículas que los protegen de ser degradados por condiciones adversas como cambios de pH o temperatura7-9.

 

Debido a estas propiedades biológicas y fisicoquímicas los miRNAs circulantes se plantean como excelentes biomarcadores en la práctica clínica, habiéndose publicado hasta el momento numerosos estudios que muestran su relación con diferentes patologías cardiovasculares10-19. La correlación entre los perfiles de miRNAs en tejido cardiaco y sangre abre la posibilidad de utilizar estos miRNAs circulantes como indicadores de enfermedades incluso en fases subclínicas, teniendo esto un papel crucial en la salud de los pacientes. Además, tiene un gran potencial para mejorar los algoritmos de riesgo en enfermedad cardiovascular, así como en la gestión de los recursos de los sistemas de salud.

 

Por otro lado, estas moléculas también han despertado gran interés por la posibilidad de actuar como agentes terapéuticos20. Los miRNAs miméticos son similares a los naturales y se pueden utilizar como antagonistas de los miRNAs cuyos niveles están elevados en situaciones patogénicas, permitiendo de esa manera la activación de la expresión genética. Por el contrario, se pueden usar para elevar los niveles de miRNAs que están disminuidos, favoreciendo así la supresión de la expresión genética en búsqueda de un efecto beneficioso para la salud.

 

Gracias a los avances en tecnologías Next-generation Sequencing (NGS), los perfiles de miRNAs circulantes pueden convertirse en una potente herramienta no invasiva que proporcione información útil para el diagnóstico, pronóstico y tratamiento de enfermedades cardiacas. Sin embargo, a pesar de los prometedores resultados, son necesarios más estudios poblacionales para que los miRNAs puedan ser incorporados a la práctica clínica de forma rutinaria.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Mandel P. & Metais P. Nuclear Acids In Human Blood Plasma.  C R Seances Soc Biol Fil. 1948;142 (3-4):241-3.
  2. Mitchell PS. et al. Circulating microRNAs as stable blood-based markers for cancer detection. Proc Natl Acad Sci. 2008 ;105(30):10513-10518
  3. Meiri E. et al. A second-generation microRNA-based assay for diagnosing tumor tissue origin. Oncologist. 2012;17(6):801-12
  4. Zeng JH. et al. Identification of molecular targets for esophageal carcinoma diagnosis using miRNA-seq and RNA-seq data from The Cancer Genome Atlas: a study of 187 cases. Oncotarget 2017 May 30;8(22):35681-35699
  5. Leggio L. et al. microRNAs in Parkinson’s Disease: From Pathogenesis to Novel Diagnostic and Therapeutic Approaches. Int J Mol Sci. 2017 Dec 13;18(12):2698
  6. Koh W. et al. Noninvasive in vivo monitoring of tissue-specific global gene expression in humans. Proc. Natl Acad. Sci. 2014 May 20;111(20):7361-6
  7. Weber JA. et al. The MicroRNA Spectrum in 12 Body Fluids. Clin chem. 2010 Nov;56(11):1733-41
  8. Arroyo JD. et al. Argonaute2 complexes carry a population of circulating microRNAs independent of vesicles in human plasma. Proc Natl Acad Sci USA. 2011;108(12):5003–5008.
  9. Turchinovich A. et al. Characterization of extracellular circulating microRNA. Nucleic Acids Res.2011;39(16):7223–7233.
  10.  Small EM. & Olson EN. Pervasive roles of microRNAs in cardiovascular biology. Nature. 2011;469 336–342
  11. Boon RA. & Dimmeler S. MicroRNAs in myocardial infarction. Nat Rev Cardiol. 2015; 12:135–142
  12. Schober A. & Weber C. Mechanisms of microRNAs in atherosclerosis. Annu Rev Pathol. 2016;11:583-616
  13. Thum T. Noncoding RNAs and myocardial fibrosis. Nat Rev Cardiol. 2014; 11:655–663
  14. Akat KM, et al. Comparative RNA-sequencing analysis of myocardial and circulating small RNAs in human heart failure and their utility as biomarkers. Proc Natl Acad Sci USA. 2014;111(30):11151-6
  15. Corsten MF, et al. Circulating MicroRNA-208b and MicroRNA-499 reflect myocardial damage in cardiovascular disease. CircCardiovasc Genet. 2010;3(6):499–506.
  16.  Karaka. et al. Circulating microRNAs Strongly Predict Cardiovascular Death in Patients With Coronary Artery Disease-Results From the Large AtheroGene Study. Eur Heart J. 2017;14;38(7):516-523
  17. Romaine et al. MicroRNAs in cardiovascular disease: an introduction for clinicians. Heart. 2015;101(12):921-8
  18. Max KEA et al. Human plasma and serum extracellular small RNA reference profiles and their clinical utility. PNAS. 2018;115(23):5334-5343
  19. Van Empel VPM et al. Circulating miRNAs: Reflecting Cardiovascular Disease? Curr Hyertens Rep. 2012;14(6):498-509
  20. Zhoy S. et al. miRNAs in cardiovascular diseases: potential biomarkers therapeutic targets and challenges. Acta Pharmacol Sin. 2018;39:1073–1084